Afoot and light-hearted I take to the open road,
Healthy, free, the world before me,
The long brown path before me leading wherever I choose.
Henceforth I ask not good-fortune,
I myself am good-fortune,
Henceforth I whimper no more, postpone no more, need nothing,
Done with indoor complaints, libraries, querulous criticisms,
Strong and content I travel the open road.

WW

7.6.18

No sé a quién mi labia engañar quisiere
Quere una vez más mi alma ya no puede...
Quemé, uno a uno y de a muchos, mis amores,
Y ahora cenizas es lo único que queda...

Dibujo con ella una cruz negra en tu frente,
Y el sudor de los primeros amores
pronto la desdibuja y somete.
A eso mi condena se reduce.

Y cuando incluso ceniza ya más no quede
La nostalgia de tanto amor que nunca fuere
será lo único que a mi alma llene.

yagunzhe

14.5.18

Estás bien wey.

Sabes que me quieres.
Sabes que te quiero.
Sólo te haces el wey.

Y lo entiendo.

Ya no voy a luchar,
ni mucho menos llorar.

Sólo promete,
no a mí, sino a ti,
a lo que sea que creas
que hay más allá de ti,
que esto es lo que quieres,
que esto es lo que eres.

Tú sin mí.

Y si así es,
¿qué más da?
De algún modo habría de terminar.

Y si no...
Ojalá entiendas,
que en ti quedará, como en mí,
el hueco de algo que pudo,
pero no le dejamos ser.

 yagunzhe

18.4.18

Asíntotas

Nadie engaña a nadie.
Tú has cedido
—un poco, sólo un poco—
y a mí te acercas.
No he alcanzado a ver la luz en tu mirada
ni la timidez de tu sonrisa.
Mucho menos he logrado atisbar
el perfil de tu semblante.
Aunque los imagino
y me deleito con las sombras de ellos
que brotan, gota a gota, de tus palabras...
Son sólo ideas, ilusiones tergiversadas
por mis desvíos, prejuicios y deseos,
no son tú, es lo que tengo.

Tú eres carne y eres idea,
eres figura y eres marea...
Ansío conocer y entender las penas
que tu alma con tanto ahínco encierra
(pues no eres azar,
sino sinfonía que se aleja),
aunque mientras más me acerco,
más me alejas...
Y mi mente desespera
y alejarse anhela,
pues tan cansada ya se encuentra
que sufrir más ya no desea.
Y tú, incólume, te niegas y te niegas,
acaso crees que la distancia
es la que tu cordura alberga,
—o, quizás, es que una pena más ya no toleras.

¿Qué es eso que de mí te aleja?
¿Qué de mis maneras tanta suspicacia crea?
Me he acercado, franco y sin reservas,
te he mostrado al yo más ajado,
sus manías y recovecos,
sus pavores y desaciertos...
Si ellos son quienes te ahuyentan,
haces bien, son mi reflejo.
Mas, si fuera otro aspecto,
ojalá algún día entendieras,
que lo he hecho para que supieras
y acercarte a mí resistieras.

Mi corazón, aún dolido,
halló en ti un respiro,
y contra todo aviso,
se ha embelesado contigo.
Y sí, es cierto, aún no tiene idea
de si es cariño o mera ilusión obsesa,
pero tampoco le aconsejas
cómo dejar esas maneras.

¡Por favor, por favor,
mis manías no malentiendas!
Sé que mi ansiedad te desconcierta,
pero comprender trata
la raíz de mis frustraciones:
cada vez que tocarme parecieras
y mis manos trascender anhelan
el espacio aún entre nosotros,
tus reservas y consejas
me alejan con cada vuelta.
Y es ahí donde me temo
que la asíntota ya no converja.

yagunzhe

Tu muñeca

Haciéndote el difícil
   (no digo que lo seas, son esas tus maneras),
marcándome distancia
   (el corazón atrincherado y hasta soterrado),
pidiéndome más
   (sin palabra alguna, sólo con argucias),
pidiéndome menos
   (sin quererlo, mas sin aceptarlo).
¿Qué más me queda, sino tu muñeca?

Son esquivos tus invites
hacia lo que no me das y tanto pido,
pues aún dudas en brindarme
lo que tanto anhelo y con cautela te reservas.

Mi cabeza (maraña de mil madejas)
da mil y un vueltas sin hallar manera,
   se emociona y desespera,
      se atribula y exaspera…
Sin motivo, tú dijeras,
   pues entender no quieres mi loquera:
tu ser mi tiempo altera
   segundos a tu espera
      son de miseria horas enteras,
   los instantes con tus letras
      relámpagos de tormenta.

A cada mensaje que puedo enviarte,
   mis dedos ávidos buscan alcanzarte,
     en vano buscando la destreza
   para, aunque por un instante sea,
      la distancia importante ya no fuera.

Besotted for your words,
Infatuated by your ease,
All I ever wanted was
   to turn this heat into something warm
---all this illusions into something real.

Maybe it was not meant to be,
Maybe it'd been a gate to an awful thing,
But, What could it be now?
Maybe it was what I needed,
Maybe it was time my eyes were openened,
Maybe it was time I realized,
Nothing more, nothing else,
could from this arise.

yagunzhe

14.4.18

Crees que volviendo a lo de antes podrás volver a hacerlo.

Crees que leyendo tantos libros como antes, conmoviéndote con ellos a tal grado que influyan en tu estado de ánimo, que como antes ver película tras película y escuchar discos completos, que volviendo al encierro y aislamiento voluntarios podrás recuperar el ingenio de antes, con tus palabras dotadas de coherencia dar forma a líneas completas hasta lograr construir un párrafo completo, y luego otro, y otro, consiguiendo una historia. Que buscando reconectar con todo lo que en un momento te inspiró lograrás volver a lo de antes. Pero no puedes volver a lo antes; simplemente no puedes volver a lo de antes porque todo eso que llamas “lo de antes” no se ha ido, sigue aquí, o ahí: los libros, las películas, las canciones por escuchar, la cámara, gente que quieres y te quiere de vuelta. Pero es lo esencial lo que ya no está. La inexperiencia, la ingenuidad, la capacidad de asombro en su máxima capacidad, el primero dolor, la primera decepción aún no ocurrida, la primera pérdida que que significaría tanto, las ausencias voluntarias, la rabia contenida aún en sus celdas, la tristeza sin razón no explicada ni medicada. El primer quiebre.


Ahora. Después. Sólo queda la rutina, los días siguientes, la vida y sus trámites, tú sobrellevando el calendario, continuando con tu vida, aprendiendo a afrontarlo, haciéndote de nuevas maneras para entenderlo todo desde el principio otra vez, ya sin los anhelos pero sí con las resignaciones; los “todo va a estar bien”; los “todo se acomodará”; y el reglamentario “el tiempo ayudará” que uno aprende a decirse a sí mismo porque descubre que es verdad, que tarde o temprano todo toma su curso y las cosas se acomodan por sí solas, el polvo se asienta de nuevo, en un sitio diferente, porque nunca se va sólo cubre otras cosas, y te vuelves a sentir bien con lo que te queda, con lo nuevo, y crearás a partir de entonces una nueva paz que llamarás rutina, una realidad temporal que nos contiene, y que contiene todos esos lugares comunes menospreciados de joven porque te consuelan de verdad y comienza todo a pesar un poco menos, a pesar diferente. Te transformas un poco con cada giro violento, y en cada uno de ellos aprendes una nueva manera de estar bien, de acomodarte, de seguir adelante, como cada persona que te cruzas en el camino, con quien vas hombro a hombro en los camiones, a su manera, nunca la misma.


Marcos Ranz @voyalbarsolo

Una breve mirada (traducción muy libre de "A Glimpse", de Walt Whitman)

Una breve mirada
    (un instante atrapado)...

De una multitud de obreros y choferes
   apiñados alrededor de la estufa de un bar,
      a altas horas de una noche de invierno
   --yo, uno más en la multitud, en un rincón--

De un joven que me ama y a quien yo amo,
   que se acerca silenciosamente
      y se sienta tan cerca
         que podría tomarme de la mano...

Un largo tiempo,
   entre los ruidos de los ires y venires
    --de los tragos, groserías y albures--
      Y ahí nosotros dos, contentos,
         felices de estar juntos, hablando poco,
           quizás ni una sola palabra.

(Para Alberto)


yagunzhe

Versión original:

A GLIMPSE, through an interstice caught,
Of a crowd of workmen and drivers in a bar-room, around the stove,
late of a winter night--And I unremark'd seated in a corner;
Of a youth who loves me, and whom I love, silently approaching, and
seating himself near, that he may hold me by the hand;
A long while, amid the noises of coming and going--of drinking and
oath and smutty jest,
There we two, content, happy in being together, speaking little,
perhaps not a word.

Walt Whitman

20.3.18

Inicié con buenas intenciones y muy pronto el karma se encargó de recordarme que no hay peor engaño que las mentiras que nos decimos a nosotros mismos.

El espejo es la boca del tiempo, nuestra zozobra su alimento.

yagunzhe

16.3.18

Un momento de sosiego

Si algún día escribirte decidiera
a las palabras, mis antiguas
aunque poco leales compañeras,
sólo pedirles quisiera
que expresar me permitieran
sin excesos, sin argucias
la suave calidez que tu mirada
ese bálsamo de miel apiñonada
le transmite a mi alma desdibujada.

¿Qué magia es ésta de tus ojos,
que abre uno a uno los cerrojos
del oscuro desgano de mi engaño?
¿Que día a día, encandilado,
me lleva a soñar con el encanto
de tu ser, por mí anhelado?

Imploro perdones mi arrebato,
y encuentres la templanza
para no condenar por locura mi tortura...
que, al saberte tan lejano,
sólo halla en estos delirantes versos
un momento de sosiego.

(Para C2H60 32, el hermoso chico de los ojos café.)

yagunzhe

18.9.16